Heroes de Punta Arena

-- Interludio --
Investigando ruinas y haciendo reformas

Visitamos de nuevo las ruinas thesalonicas en la Cima del Cardo con Robert Quirk pero no encontramos mucha más información.

Las cosas con Ameiko van genial. Su apoyo al consejo de la ciudad está haciéndola crecer y también da publicidad a la posada.

Tras hablarlo con la alcaldesa y al no haber familiares Dedalera vivos que reclamar, decidimos tomar posesion de la mansión. De momento para reconstruirla y adecentarla antes de decidir qué hacer con ella.

Mi educación como sacerdote de Desna prosigue y como acólito del padre Zantus le ayudó en las labores ya que hemos podido contratar personal en la posada.

Las sesiones con Tetsuo también están dando frutos y va entrando en razón y viendo que Nuala no le hacia ningun bien y que puede reformarse.

View
18 Hacia Maagnimar
Vuelta a casa, encuentros desagradables

Partimos hacia Magnimaar para investigar las posesiones de Aldern alli y ese misterioso culto. El camino hacia Maagnimaar pasa por la Cienaga Apestosa, nuestro querido hogar. En la casa de mi madre aunque abandonada y vacia tras mudarse con sus pocas posesiones a PuntaArena, encuentro una pipa de fumar elfica de mi padre que parece usada recientemenete. Preguntando en la aldea, me comentan que una figura encapuchada merodeaba por esta casa hará unos quince dias pero no saben hacia donde se fue.

Matondo visita a su familia y les da 100 monedas de oro, también Grunyard visita a su familia. Permanecemos ahí varios dias en los que contamos nuestras hazañas y nos ponemos al dia de las noticias locales. Por ejemplo, no se sabe nada de mi mentor Unkhar.

Al anochecer del cuarto dia, un gran Desgarrador gris nos ataca. Es un poderoso enemigo que deja malherido a Matondo pero Grunyard consigue matarlo. Vemos que tiene la runa siedrica que conocemos dibujada en la cabeza. Parece que hemos enfadado a alguien.

Llegamos a Maagnimaar, una ciudad de 16.000 personas que se encuentra en guerra abierta contra Korvosa. Lo gobierna Haldmeer Grobaras lord alcalde de Maagnimaar, Noble pomposo.

En la entrada los guardias nos preguntan por nuestras intenciones pero nos dejan pasar al ver que un paladin es de los nuestros. Nos dirigimos a la posada del Halcon Blanco donde hablamos de nuestras hazañas y convencemos al dueño que haga una actuación. Una grandisima actuación que dara mucho que hablar.

Los parroquianos de la posada nos hablan de asesinatos que han ocurrido en la ciudad y que coinciden con los de PuntaArena.

View
19 El culto de Norgorber
Burocracia, acechadores, cultistas y fans.

Por la mañana mas información sobre las personas muertas. Diferentes razas, sexo, trabajo, escalón social, etc. Coinciden en que fueron mutiladas con la cara arrancada y en el pecho marcada la estrella siedrica. Decido ir a ver Padre Vai Kallum, sacerdote de Desna en Magnimaar de quien el padre Zantus me hablo en PuntaArena como alguien a quien preguntarle por la Marca de Nacimiento que poseo en mi cadera que es la forma de Diosa. El padre Vai Kallum es una persona afable que me dice que investigará al respecto a la mi marca de nacimiento y que recuerda a mi padre pero tampoco me da mucha información sobre él y su paradero. Al preguntarle por los asesinatos rituales nos habla de la iglesia de un dios maligno NorGorber, uno de los fundadores de la ciudad. Por lo visto existen cultos en la ciudad referentes a ese Dios. Para cada uno, este dios tiene diferentes “aspectos”: el Maestro Gris entre los ladrones, el Segador de Reputación entre los conspiradores, Dedos Negros entre los expertos en venenos, … . Los más peligroso entre sus adoradores son los Desolladores que le veneran como Padre Desollador. El culto parece tener su origen en la decadente ciudad de Vyre.

Matondo visita el templo de Iomedae pero sale bastante desilusionado al ver que la orden no parece esforzarse mucho en destruir el culto y evitar los asesinatos rituales. También nos hablan de unas estatuas de Nor Gorber que hay dispuestas de la ciudad y que aquel que las profana, muere asesinado.
A la salida del templo de Iomedae nos encontramos a Bellamy, nuestro mayor fan y a la vez la persona más encantada de conocerse a si mismo que conozco. Nos habla de sus desventuras para hacer que su hermana asuma sus responsabilidades y nos cuenta una historia mitad verdad, mitad exageración.

Tras descansar y ponernos al día con Bellamy en la posada del Halcón blanco, a sugerencia mía nos vamos a revisar la casa Dedalera en Maagnimaar. Con cuidado entramos y nos recibe un hombre de unos 30 y pocos años que reconocemos como Aldern Dedalera pero en mucho mejor estado de lo que le hemos visto jamas. Nos pide que no les hagamos daño y nos invita a cenar donde tambien se encuentra su, muy viva, esposa Iesha. YO amago encontrarme mal del estomago para hacer una visita a los excusados y poder explorar un poco la casa al parecerme todo muy sospechoso. Pero tras salir de la sala, parece que no perdieron el tiempo los malvados porque “Iesha” apuñala a Grunyard y empieza la batalla. Parecen ser acechadores sin rostro pero sin muchos problemas, acabamos con ellos. Revisamos a conciencia la mansión y encontramos las escrituras de la finca junto con un libro de contabilidad. En el hay varias entradas (casi una docena) sobre los últimos 3 meses etiquetados como "Viaje de Iesha a Absalom) cada una de ellas indicando que Dedalera estaba pagando a alguien referido como H-7 unas 200 m.o a la semana para “ese” viaje dejando el pago en la medianoche en un lugar llamado el Aserradero de los Siete.

Es las escrituras hablan de como la hermandad de los siete concedía la propiedad de esta fina a Vorel Dedalera mientras viviera y a sus descendientes en un periodo no superior cien años. La casa estaba financiada en un 66% por Vorel y en un 34% por la hermandad de los Siete con el aval del aserradero de los siete situado en el islote de Kyver de Maagnimaar. Pasados esos cien años, la propiedad revertía a la hermandad. Todo ellos firmado y sellado con el sello de la ciudad (vamos, que si era cierto que eran los fundadores de la ciudad).

Con las información hacemos el intento de hablar con la guardia de la ciudad para intercambiar información sobre el culto y los asesinatos llevando las cartas de recomendación de los sacerdotes de Desna e Iomedae con los que hablamos el día anterior… pero fue frustrante. Desde el centinela hasta el capitán general pasando por un capitán, eran todos muy cerrados y se negaban a la colaboración ya que según ellos el alcalde es un paranoico que no se fía y no quiere dar información a cualquiera sobre el culto. Viendo que hasta no conseguir algo de prestigio aquí, no colaborarán. Decidimos que vamos a ir visitar el aserradero de los siete.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.