Heroes de Punta Arena

09 La muerte de ArrancaPepitas

Goblins correosos, monstruos que comen cantimploras y mal rollo.

Seguimos explorando la fortaleza goblin y encontramos una sala que por los ruidos y voces están discutiendo o dando ordenes por lo que al no tener forma de atrancara la puerta, continuamos explorando para volver a esa sala después.

Encontramos unas escaleras que bajan y también una sala con mal olor en la que seis goblins duermen en dos camastros. Mientras ejecutábamos sin piedad a los goblins dormidos se escucho el sonido de un cuerno que asociamos con que se había dado la alarma y descubierto nuestra presencia. Sin mucha oposición acabamos con los goblins de esa sala y tras explorar otra torre de vigilancia, volvimos a la sala que habíamos dejado para luego. Al entrar en ella, ¡nos estaban esperando!

Se trataba de Arrancapepitas, el jefe goblin de la tribu de la cima del cardo que montado en un gecko gigante lanzo a sus tropas hacia nosotros lleno de ira. Junto a él se encontraba una goblin cantora y varios guardias goblins pero algunos de ellos habían escalado por las columnas y escondidos ahí nos disparaban flechas, lo cual dificultaba la lucha aún más.

Arrancapepitas se mostró un oponente difícil y puso en aprietos a nuestro paladín hasta casi hacerle caer pero con la ayuda de su Dios y varios hechizos de curar lanzados por mi, sobrevivió y una vez el Grunyar acabó con la bardo goblin que se encargaba a su vez de curar a Arrancapepitas, desplegó toda su fuerza en el líder goblin derrotando de manera sangrienta. No era malo el botín que tenia el jefe goblin y la bardo cantora y exploramos tanto esa sala y también varias aledañas como una sala donde guardaban la carne de perros, caballos y también ¡carne humana!; una armería con bancos de trabajo donde confeccionaban los goblins sus toscas armas y armaduras. También encontramos los aposentos de Arrancapepitas donde había una gran llave y también una símbolo sagrado de la malvada dios Lamashtu que guardamos para poder destruirlo más tarde de la mejor manera posible.

Una vez comprobamos que toda esa planta estaba revisada, decidimos descansar para poder afrontar el siguiente nivel de la fortaleza y las aberraciones que sin duda nos aguardaban ahí.

Me levante mucho mejor sin las molestias por el contacto de los perros goblin y bajamos con cuidado las escaleras adentrandonos en lo que parecían corredores hechos por piratas y contrabandistas y parte del suelo estaba inundado con agua pero era posible ir avanzando incluso para el enano. Así, llegamos a un lugar desde el que había una hermosa vista del golfo Varisiano y distraídos como estábamos por la belleza del paisaje, sufrimos el ataque de un monstruo, un tentamort que se esforzaba por atrapar y axfisiar a nuestro amigo paladin. Acabamos con el y nos sorprendimos que en el interior de sus entrañas habían valiosas gemas y una cantimplora de agua bendita.

Continuamos la exploración viendo en las paredes de una sala indicios del culto a la diosha lamashtu y una puerta decorada de forma horrible con figuras deformadas que preferimos dejar para luego ya que invitaba a que en su interior podría encontrarse algún oponente correoso, quizás la mismísima Nuala a la que buscábamos por ser responsable de semejantes atrocidades.

Revisamos otra zona donde encontramos una sala con pequeñas jaulas con paja dentro y una prisión. En un pasillo estrecho al intentar entrar una sala, nada más abrir la puerta nos atacó un gran guerrero humano armado con un escudo y una espada bastarda. Debía tratarse de uno de los mercenarios humanos de los que nos aviso Gormuth. El mercenario luchó fieramente con fuertes mandriles pero cayo bajo nuestro ataque combinado. Al examinar la sala de la que había salido el mercenario, encontramos unos papeles por los que supimos su nombre: Orick Vancaskerkin.

Comments

Una pena no haber podido estar presente en la muerte de Arrancapepitas, pero ¡que se preparen el resto de jefes goblin! ¡Los heroes de Punta Arena van a por vosotros!

09 La muerte de ArrancaPepitas
greatkithain greatkithain

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.