Heroes de Punta Arena

08 La fortaleza de los goblins

Pumas, letrinas, caballos y muchos golpes

Decidimos seguir explorando la cima por si encontramos otra forma de entrar en la fortaleza y encontramos un refugio con un nido en el que hay pelo negro y rojo y según lo investigamos nos ataca un puma salvaje. Acabamos con él y sin casi tiempo para reaccionar, recibo una llamarada en la espalda. Se trata de un goblin armado con una espada en llamas y una varita de producir llama con la que me ha atacado, no sin problemas conseguimos reducirlo y atarlo para proceder a interrrogarlo.

Se trata de Gormuth, un goblin caído en desgracia ante su jefe, Arrancapepitas que prefiere la compañía y el consejo de Nuala. Gormuth nos cuenta que ademas de Nuala, Gormuth cuenta con la ayuda de un mercenario bugbear llamado Bruztamus, un humano que no habla apenas y que lleva una armadura metálica y una humana violenta de piel oscura que sospechamos que es una hechicera. También hay un elfo semielfo que pensamos que era Tsuto y que dice que es amante de la mujer de piel oscura.
Nos hace una oferta, si nos libramos de Nuala el convencerá a Arrancapepitas de que no ataquen más Puntaarena pero no nos fiamos de el. Nos da también información acerca de la fortaleza y los goblins (24 y unas cinco goblins cantoras) con los que cuenta Arrancapepitas.

Decidimos atarlo y dejarlo con algo de comida y agua para volver a el cuando terminemos con Gormuth y el resto de goblin.

Escondidos vemos como entrar en la fortaleza y parece que los goblin a la vista están entrenidos con una gaviota atada con una cuerda que sirve de blanco para un lanzamiento de piedras. Esperamos que la gaviota sobreviva el tiempo necesario para poder alcanzar nuestro objetivo.

Tras lanzar el hechizo de desvanecer a todos los miembros del grupo, decidimos avanzar por el puente colgante pero resulta ser una trampa que al activarse con nuestro peso, suelta los tablones. Nuestro hermano Grunyar cae a plomo al agua pero el paladín y yo conseguimos agarrarnos a las cuerdas. Con equilibrio consigo llegar hasta el otro lado, junto a la fortaleza para el Matondo cae también al agua. Afortunadamente los goblins siguen absortos en la gaviota con la piedra y no se enteran de nada.

Con ayuda de unas cuerdas consigo que suban y estamos de nuevo unidos para entrar en la fortaleza. Con cuidado vamos avanzando y explorando el terreno. Encontramos goblins dormidos tras comer pepinillos, salas con jaulas y conejos dentro de ellas, una sala de despiece con restos humanos. Tenemos un encuentro con varios perros goblin a los que por desgracia descubrí que soy alérgico, un caballo desnutrido de potentes pezuñas que los goblin habían encerrado y que liberamos para que nuestro paladin dispusiera de una montura a su nivel. Por fortuna, también encontramos un pequeño tesoro escondido tras una pared en las letrinas.

Comments

greatkithain greatkithain

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.